A dental professional wearing safety PPE gear and white lab coat smiling compassionately

Cuidado bucodental infantil

Una vida sana comienza con los primeros dientes de leche. La salud bucodental infantil depende de muchos factores. De ella se encarga la odontopediatria que tiene que ver con los tratamientos de la boca, la garganta y la zona de la mandíbula de niños (pequeños) y adolescentes. Algunos de los temas que se abordan son la protección contra las caries con flúor en la infancia, el tratamiento y el control de las caries en los niños o la desalineación.

  • Retos en el cuidado bucodental infantil

    Una cuestión importante para la salud bucodental infantil es el cambio de los dientes de leche a los dientes definitivos. Los incisivos centrales inferiores suelen ser los primeros dientes de leche. Salen entre el sexto y el octavo mes de vida, seguidos de los incisivos laterales y superiores, entre los 8 y los 12 meses. A estos les siguen los primeros molares superiores e inferiores, seguidos por los caninos superiores e inferiores que salen alrededor de los 16 meses. Los segundos molares salen entre los 20 y los 30 meses.

    Dientes

    El cambio de dientes comienza alrededor de los 5 años. Este proceso continúa en el principio de la adolescencia. Los dientes de leche son sustituidos por los dientes definitivos por el mismo orden por el que salen.

    Durante este proceso, los dientes de los niños y los dentistas que los tratan abordan mucho retos. Tanto los dientes de leche como los nuevos dientes definitivos no están completamente mineralizados al principio, de manera que son propensos a las caries y necesitan mucho cuidado y protección, por ejemplo, con flúor. Por esta razón, los dentistas recomiendan cambiar a un dentífrico con mayor contenido de flúor (1400-1500 ppm) a partir de los seis años.

    Grupo de niños

    La tendencia de los pacientes jóvenes a tomar alimentos y bebidas azucarados suele ser la causa del desarrollo de caries de la primera infancia (CPI). Este cuadro clínico se debate en detalle en la sección siguiente. El consumo excesivo de azúcar es un problema habitual, y no solo en niños. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta diaria no superior a 50 gramos de azúcar. Sin embargo, la cantidad de azúcar que consume una persona de media cada día es de hasta 100 gramos. 1 Esto es especialmente problemático en niños. Según un cálculo de Foodwatch, los niños alemanes ya han consumido la dosis anual de azúcar recomendada hacia mediados de agosto. Se sabe que la cantidad de azúcar consumida está estrechamente ligada al índice de caries (DMFT), por lo que es esencial una dieta baja en azúcar.

    Otro reto para la salud bucodental en niños y adolescentes es la frecuente desalineación de los dientes. Los dientes desalineados no tratados pueden ocasionar una amplia variedad de problemas, como:

    • Dificultades para comer

    • Posibles defectos y desgaste en los dientes debido al exceso de carga de algunos dientes, incluso hasta la rotura

    • Debilitamiento de la mandíbula y sus músculos

    • Problemas con el habla

    • Cuidado bucodental difícil y aumento del riesgo de caries dental y gingivitis

    Pero los dientes desalineados no tratados no son el único desafío la salud bucodental. La higiene bucodental es esencial para los niños y adolescentes sometidos a tratamiento ortodóncico. Los aparatos de ortodoncia fijos hacen difícil acceder a algunas zonas de la cavidad bucal para limpiarlas y puede que los productos de higiene bucodental no sean suficientes. El dentista encargado del tratamiento debe recomendar ayudas especiales como:

    • Cepillos de dientes especiales diseñados para limpiar los dientes alrededor del aparato de ortodoncia y Seda dental

    • Cepillos interdentales adecuados para la limpieza óptima de los rincones de más difícil acceso.

    • Varios cepillos interdentales adecuados para una limpieza óptima de rincones y grietas de difícil acceso. 

    En general, una higiene bucodental inadecuada en niños y adolescentes debido a la dejadez, la falta de supervisión o la falta de destreza manual y habilidades motoras es un problema observado con frecuencia. Esto supone un gran reto para los dentistas encargados del tratamiento. La comunicación con el pequeño paciente es importante, pero los niños no son pequeños adultos. La comunicación con los padres es muy importante, especialmente si los pacientes son niños pequeños.

    ¹ Documento de orientación: Ingesta de azúcares para adultos y niños. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; (2015).

    ² Foodwatch Pressemitteilung vom 11.08.2020 Kinder Überzuckerungstag

    ³ Bernabe et al., The Shape of the Dose-Response Relationship between Sugars and Caries in Adults J Dent Res 95, (2016).

     

  • Enfermedades dentales habituales en niños

    Caries en la primera infancia

    La caries de la primera infancia (CPI) es una forma muy extendida de caries dental. Se trata de una la enfermedades crónicas más habituales en la infancia y constituye un problema muy grave. Se sabe que la CPI es 5 veces más habitual que el asma y 7 veces más que la alergia al polen en niños de preescolar

    El cuadro clínico de la caries de la primera infancia puede dividirse en tres grados de gravedad, que se basan en el patrón de las caries:

    • CPI de tipo I: Forma de leve a moderada en los molares de leche

    • CPI de tipo II: Forma de moderada a grave caracteriza principalmente por lesiones en los incisivos de la mandíbula superior

    • CPI de tipo III: Forma grave en la que prácticamente todos los dientes de leche se ven afectados.

    En el mundo, puede suponerse una prevalencia que fluctúa entre el 3 y el 45 % ⁶

    Las causas del desarrollo de una CPI son muy diversas. Este desarrollo exige que las bacterias cariógenas se instalen en la boca. Sin embargo, esto es difícil de evitar. Por lo tanto, deben analizarse otros factores, como:

    • Ingesta frecuente de alimentos azucarados del biberón

    • Consumo frecuente de dulces como aperitivo

    • Higiene bucodental inadecuada

    • Uso irregular o insuficiente de dentífricos con flúor

    Desafortunadamente, la CPI es más frecuente en familias socialmente desfavorecidas. Es importante que los padres sean conscientes de los riesgos en una etapa temprana.

    La evolución grave de la CPI suele derivar en la extracción del diente de leche. Es importante tratar la CPI pronto o impedir que se produzca con medidas preventivas, puesto que, en el caso de las CPI, lo habitual es repararlas con anestesia general debido a la cantidad de dientes afectados y la gravedad de la destrucción.

    Encontrará más información sobre este tema en el siguiente seminario web. Ver aquí

    Hipomineralización incisivo-molar (HIM)

    La odontología pediátrica lleva muchos años investigando el cuadro clínico de la HIM que se describe una hipomineralización sistémica de entre uno y los cuatro primeros molares definitivos, con o sin afectación de los incisivos. La gravedad de la enfermedad varía ampliamente. Los dientes afectados pueden mostrar opacidades o decoloración visibles, o incluso una pérdida de esmalte significativa. La clasificación de Wetzel y Reckel permite una clasificación de la gravedad de este cuadro clínico⁷ 

    • Grado I: Se conserva la morfología del diente. Pueden observarse zonas decoloradas individuales en las superficies de mordida.

    • Grado II: El esmalte afectado tiene un color marrón-amarillento y las zonas hipomineralizadas sobresalen de las superficies de mordida. Existe un aumento del riesgo de rotura del esmalte y sensibilidad al dolor en el diente afectado.

    • Grado III: Se observan grandes zonas teñidas de color marrón-amarillento en el diente afectado, con defectos adicionales en la morfología de la corona y una pronunciada pérdida de esmalte, combinado con una alta sensibilidad al dolor en el diente afectado.

    El llamado concepto Würzburg ofrece una clasificación ampliada. Consta de un índice de clasificación detallado, denominado «MIH Treatment Need Index (MIH-TNI)» y de un concepto terapéutico basado en este. El concepto Würzburg colma las lagunas de las clasificaciones anteriores ofreciendo al dentista encargado del tratamiento un índice que solo utiliza el defecto como criterio principal y que, además, tiene en cuenta el alcance del defecto y la hipersensibilidad asociada y ofrece una recomendación de tratamiento⁸

    La MIH es una enfermedad extendida en todo el mundo con una incidencia global de aproximadamente el 14,2 %. En Alemania, alrededor del 10-20 % de los niños y adolescentes sufren hipomineralización incisivo-molar. ¹⁰ La MIH es el trastorno estructural más frecuente de la estructura dental. El tratamiento de la MIH es diverso. En función de la gravedad de la enfermedad, oscila entre una profilaxis intensiva, medidas de reparación y, en casos extremos, la extracción.

    Un diagnóstico de HIM no solo constituye un reto para el dentista, sino que también es muy importante para la atención futura del paciente.

    Encontrará más información sobre este tema en este seminario web. Ver aquí

    Fluorosis

    En niños de preescolar, el exceso de flúor sistémico durante un largo período de tiempo puede dar lugar a cambios en el interior y por debajo de la superficie del diente. Estas fluorosis dentales suelen manifestarse en forma de manchas blancas y opacas en el diente; en raras ocasiones el diente también adquiere un color amarillento-marronáceo. Los cambios en el esmalte dental ocasionados por la fluorosis son manchas o líneas simétricas indistintamente delimitadas.11 Estos cambios son, sin embargo, irrelevantes para la función del diente y su salud. Las fluorosis pueden aparecen entre los primeros meses de vida y los 6-8 años. El período que abarca entre los 6 y los 24 meses parece ser crucial para la aparición de fluorosis en los dientes anteriores.12 Se produce un aumento del riesgo de fluorosis cuando se utilizan pastillas de flúor o sal de mesa fluorada a la vez que se produce un aumento del contenido de flúor del agua potable y en caso de que se aumente la ingesta de dentífricos que contienen flúor.

    Por lo que se refiere a la prevalencia de la fluorosis, las cifras varían ampliamente en todo el mundo. Un aspecto muy importante para la incidencia de fluorosis dental en niños de las regiones respectivas es la cantidad de fluoración del agua potable. Los estudios recogen prevalencias mundiales del 16,7 % al 32,2 %.13 En Alemania, la prevalencia de fluorosis es bastante inferior y en los años noventa era del 5,4 % en personas de entre 3 y 17 años 11 Se presupuso que el aumento de las medidas profilácticas con preparados y productos de higiene bucodental fluorados podía incrementar la incidencia de fluorosis. Sin embargo, no es así. Según un estudio científico, la prevalencia de fluorosis en adolescentes de 15 años en Alemania en los años 2000 se mantenía en el intervalo del 4,9 % al 6,1 % .15

    4 https://www.bzaek.de/fileadmin/PDFs/presse/pk/140207/ECC_Konzept.pdf

    5  Splieth et al.: Oral health in infancy. Prev Gesundheitsf 4, 119-123, (2009).

    6 Borutta et al. Explanatory Model of Early Childhood Caries. Oral prophylaxis & pediatric dentistry 32, 58-63, (2010).

    7 Wetzel WE, Reckel U: Misstructured six-year-old molars are increasing - a survey. Zahnärztl Mitt 81, 650-651, (1991).

    8 Bekes et al. The Würzburg MIH concept: Part 1. The MIH Treatment Need Index (MIH-TNI). Oral prophylaxis & pediatric dentistry 8 38, 4, 165-169 (2016); Steffen et al. The Würzburg MIH concept: the MIH treatment need index (MIH TNI). Eur Arch Pediatr Dent 18, 355-361 (2017).

    9 Zhao D, Dong B, Yu D, Ren Q, Sun Y: The prevalence of molar incisor hypomineralization: evidence from 70 studies. Int J Pediatr Dent (2017).

    10 Petrou et al.:Prevalence of molar-incisor-hypomineralization among school children in four German cities. Int J Pediatr Dent 24 (6), 434-440 (2014).

    11 Meyer-Lueckel et al. Effects of fluoride tablets on caries and fluorosis occurrence among 6- to 9-year olds using fluoridated salt. Community Dent Oral Epidemiol, 38: 315-323 (2010).

    12 Hong et al. Timing of fluoride intake in relation to development of fluorosis on maxillary central incisors; Community Dent Oral Epidemiol 34: 299-309 (2006).

    13 Khan et al. Global trends in dental fluorosis from 1980 to 2000: a systematic review. Journal of the South African Dental Association, 60 (10): 418-421 (2005).

    14 Schmalz et al. Developmental changes in the enamel when the fluoride concentration in drinking water is low. Dtsch Zahnärztl Z; 48: 629-633, (1993).

    15  Pieper et al., Prevalence of fluorosis in 15-year-olds in three regions with different prophylaxis programs. Dtsch Zahnärztl Z; 63, 16-29, (2008).

     

  • Prevención, control y tratamiento

    En otoño de 2018, se publicaron nuevas recomendaciones para el uso de dentífricos fluorados en niños (pequeños). Según esta recomendación, desde el nacimiento del primer diente de leche hasta el segundo cumpleaños, debe usarse un dentífrico fluorado de 1000 ppm dos veces al día en una cantidad del tamaño de un grano de arroz, y desde el segundo cumpleaños, en una cantidad del tamaño de un guisante.

    Cuadro de prevención

    Prevención de caries infantil en la consulta dental

    Los reconocimientos dentales

    Uso adecuado de Pasta de dientes y productos de fluorización en clinica


    16 https://www.dgpzm.de/dgpzm-begruesst-neue-kassenleistungen-zur-kariespraevention-bei-kleinkindern

Productos

Productos para niños

 

 

Ver más

Recursos para los pacientes

persona escribiendo en un computador portatil

 

 

Ver más

Recursos para los profesionales